Viernes, 20 de Septiembre 2019

Noticias de Getafe - AL DIA GETAFE
Buscar en la web
OPINIÓN

Plenario di Apasionado

Plenario di Apasionado
Enrique Herrero / 10 de julio 2019

 Se ha celebrado ya el Pleno de investidura. Para los que lo vivieron en primera persona se trata de un acto emotivo e intenso, quizá único, Nuestra enhorabuena a los que salieron elegidos en las urnas, particularmente al gobierno, y los deseos de que les vaya bonito y lo hagan bien. O sea, una manera de decir a los que aún no lo conocen que no es fácil y, a los que sí, que mejoren lo ya hecho. Y que trabajen para la comunidad, que para eso están.
Veamos cómo queda el retrato, más allá de la composición que conocemos. De un Pleno de 27: 11 para el PSOE; 5 al PP; 4 Ciudadanos y 4 Podemos; 2 a Vox y 1 para Compromiso con Getafe.


1.- PSOE aka SARA

Mejora lo que tenía. Pasa de ocho a once concejalías. Muchos que lean este blog se preguntarán cómo es posible ese avance estando lastrada, como lo está, por el despido inaceptable de las trabajadoras de Lyma, las imputaciones, las purgas internas, la ausencia de un proyecto de ciudad, el abandono de la política de personal y un largo reguero de negligencias al que se suma su impronta personalista de ejercer, ciertamente cuestionable. Pues yo creo que es posible por dos razones.
En primer lugar, porque Sara entiende, y seguramente bien, que esas cuestiones alcanzan un rango de repercusión muy limitada; que los entresijos institucionales tienen eco en no más de ¿500? personas –que conforman una pretendida y a veces a sí misma sobrevalorada elite política del municipio, en la que me incluyo–. Pero que a la hora de la verdad en Getafe hay 110.000 electores y que es a ellos a quien debes dirigirte en una campaña que dura cuatro años, no quince días. Tanto es así que ni siquiera sus detractores más contumaces pueden negar que ella se patea constantemente la calle… Mucho más que ellos. Por eso gana. Porque para ese raquítico 0,5% que es / somos la elite, Sara no deja de cometer errores. Y seguramente sea cierto. Pero ella tiene muy claro que eso no le hace daño en las urnas.
Y, en segundo lugar, que en estas elecciones ha sido mano en la partida, porque era gobierno municipal y porque los vientos favorables al PSOE nacional la han catapultado, al igual, pero en sentido inverso, que la derrota de Zapatero finiquitó a Pedro Castro. Y eso se ha sumado a una legislatura tranquila, de las que llaman de perfil muy bajo; sin grandes aciertos y con errores graves, pero no amplificados, lo que ha provocado que avistara tierra de nuevo antes que nadie, al llegar el final del periplo.
A partir de ahí, ella ha dicho que querrá gestionar sola esta legislatura. Algo que contraviene la política de pactos en otros municipios del Sur de parecido corte –Leganés, Parla, Alcorcón…– pero que quizá se entiende si recurrimos, como decíamos antes, a esa forma personalista de ejercer el poder. Razón por la cual puede notarse que hablamos de gestionar sola –deuda cero– , y no gobernar en solitario; porque eso de gobernar es una categoría que, por el momento, no le alcanza.


2.- PP. NO ESTABA MUERTO, QUE ESTABA DE PARRANDA

Todo el mundo coincide que la celebración de las municipales después de las generales ha beneficiado al PP local, en el sentido de detener su caída. Tras comprobar que VOX le hizo parte de la campaña a Sánchez, parte del electorado histórico del PP decidió abandonar veleidades y aventuras y regresar a su casa común de la derecha. Pero aun habiendo amortiguado el golpe las nueve concejalías se reducen a cinco, o sea, es decir, que J.C. Pereira se enfrenta a dos problemas de envergadura.
En primer lugar, la irrelevancia político-aritmética. Sus votos no van a contar para nada a menos que –como ha ocurrido mucho estos cuatro años pasados– logren hacer la pinza con Podemos. Y eso, dando por hecha su sintonía en las votaciones con Ciudadanos y Vox. Pero mientras no sea así, lo único a lo que pueden aspirar es a transitar de nuevo por la oposición. El segundo problema es que debe encarar la tarea de revertir la tendencia descendente de su organización en Getafe: de gobierno en 2011 a oposición en 2015 y, ya instalados en ésta, de la opulencia al recorte, de ir sobrado de medios a tener que ejercer con la mitad y media de recursos.
Del discurso que sostuvo Pereira en el Lorca, yo creo que se deduce una evidencia. Y de lo que no dijo se infiere un temor. La evidencia es que, de cara al Pleno, el PP va a tratar de minar la paciencia de Sara con los fallos de ésta, a modo de martillo percutor. Algo así como un ¡Váyase señora Hernández!, que si pretende exitoso debería comenzar en el minuto uno y explotar del todo en campaña electoral. Aún debe encontrar el asunto sobre el que sacudir, no obstante. Y el temor es a lo que ve y siente que hay de puertas para adentro cada vez que mira hacia las habitaciones de esa casa que parece común: un lío monumental de heráldica con un pasado muy reciente de heridas que tendrá que saber suturar. Lo primero puede conducirle al triunfo; lo segundo, inexorablemente a la derrota.


3. COBO, CITIZENS, RIVERA

De dos a casi cinco concejales que finalmente fueron cuatro. Un resultado que ha tenido que lidiar contra la rúbrica escoradísima a la derecha de un Rivera que, en Getafe, municipio netamente obrero, otorga votos y genera úlceras lógicas en idéntica proporción. Como indicó Cobo en la investidura, en un acto que creo de reconocimiento justo a los más cercanos a ella, deben sentirse más que satisfechos de haber duplicado su presencia institucional. Sin embargo, le notamos un poso de amargura en forma de realidad sobrevenida porque son conscientes de que pese a todo siguen segundos de la oposición.
Lo que no le impidió mandar un recado que sonó como un uppercut a Sara: no tienen ustedes mayoría, dijo con claridad. Lo que nos hace pensar que tienen en su punto de mira en el hecho de que los 11 del PSOE más sus 4 suman 15 y eso sí que representa un fin absoluto. Y que pueden sacarle tajada al asunto si actúan con habilidad, mucho más ahora que a lo largo del mapa municipal estatal se han tejido pactos absolutamente antinatura que han abierto la puerta a cualquier ensalada de siglas y apoyos circunstanciales. Su opción obviamente pasa por consolidar el relato que en parte ya empezaron a escribir en la legislatura de ser una oposición algo así como constructiva y/o moderada. Y jugar su bala en, al menos, dos grandes capítulos de legislatura como son presupuestos y ordenanzas, para diferenciarse del resto de la oposición y rentabilizarlo al finalizar los cuatro años indicando que ha sido un grupo de referencia en la estabilidad del municipio. Aritméticamente les sale la cuenta; con ello podrían incluir alguna que otra propuesta; y, sobre todo y más importante, evitarán el deshacerse o desangrarse como grupo papando moscas, que es lo que suele pasar en caso de intrascendencia.
Pero para construir ese relato deben superar dos riscos o el menos evitar dos riesgos. Uno es relativamente fácil: basta con no entrar en el juego hiperbólico e hiperbo-loco del No a todo que practicará seguro el PP y quizás Podemos. Si hace eso, Sara podría, quizá, mirar y mimar a Ciudadanos. Sin embargo, el otro flanco de la escalada es más complejo. Porque será muy difícil hacer entender a una inmensa mayoría de la ciudadanía que, al contrario de lo que dijo Sara en el debate de la Carlos III, el aliado natural del PSOE está a su derecha-derecha y no a su izquierda. Pero, sobre todo, será mucho más difícil hacérselo entender a Albert Rivera.


4.- PODEMOS Y LO QUE PUEDA LLEGAR A SER DESDE LO QUE PUDO SER Y NO FUE

En junio de 2015 más de 20000 personas de este municipio nos eligieron a siete como concejales. Creemos que nunca tanto censo otorgó tanto poder posible a un grupo con tan poco conocimiento del medio en que debía desenvolverse. Esa fue la primera de las contradicciones. Quizá haya algún día un capítulo especial de este blog para hablar de ello. Pero ahora baste con saber que el grupo municipal ha quedado disminuido en número, en concordancia con Podemos en general, pero que sin embargo cuentan con una experiencia que antes no tenían. Lo que representa la segunda contradicción: menos gente, más curtida. La tercera, que está por corroborar, es si, visto lo visto la legislatura anterior, han aprendido algo de entonces a ahora.
Me gustó mucho Alba en la campaña. Demostró que tiene mimbres y quiere pelearlo, pero eso por sí solo no le basta. Mi consejo, que ella seguro que tiene en la mente: mucho curro y un blindaje infinito de confianza a su alrededor. Si no… sus días están contados.
La primera piedra de toque la van a tener justo estas semanas, porque es ahora cuando se pacta el asunto de los salarios y las liberaciones, que entre 2015 y 2016 fueron el caballo de batalla para todos ellos de principio a fin. Porque los resultados en la mano, la negativa – por el momento – de Sara a permitir la entrada de otros en el gobierno y las negociaciones a cuchillo con el resto de los grupos en estos días, les puede complicar la reedición del acuerdo para repartirse Alba, Dani, Ana y Carlos las dedicaciones y los salarios.
La cuestión para ellos es que con las liberaciones que consigan lleguen a 3 veces el SMI cada uno, lo que al fin y al cabo no es mucho. A este blog no le importa demasiado cómo queden en ese aspecto. Pero si lo consignamos es porque cuanto antes alcancen la estabilidad laboral antes empezarán a trabajar por el municipio, que es lo que realmente interesa. Y porque esperamos que este asunto no pase al grupo la misma factura que en la legislatura anterior.

4.- VOX

Pues resulta una incógnita, más allá de lo que ya conocemos de ellos en el ámbito nacional y más acá de la puesta en escena de uno de sus dos candidatos en la investidura. Su referencia a los evangelios durante el juramento puede ser legítima y, si lo es, debemos defender el derecho que le asiste a ponerla en práctica. Pero eso no obsta para que dejara perplejo al auditorio al completo porque desconocemos en qué pasajes esos libros se vinculan a una toma de posesión. Y más a la suya, a decir verdad. Y anticipan, de no haber cambios sustanciales en su actitud, lo que puede dar de sí la actuación de este concejal en el Ayuntamiento. En cualquier caso, nada que por el momento nos haga perder el tiempo con él. El motivo de este blog es el trabajo institucional y no hacerse eco de acciones, vamos a llamar, poco habituales. Lo que, todo hay que decir, contrasta con la corrección de su compañero, por fortuna, el portavoz. Parece que habrá dos Vox en el Ayuntamiento. Al tiempo.


5.- COMPROMISO CON EL SIGNIFICADO Y EL SIGNIFICANTE

Toda comunicación tiene un significante –el trazo, la voz, la imagen– y un significado– aquello que el significante representa–. Según esa premisa, el discurso de Jesús Pérez dejó tres significantes de interpretación y significados complejos, pero no por ello inexistentes.
- No aludió a las trabajadoras despedidas de Lyma –una de las cuales es además compañera suya de candidatura– que estaban manifestándose fuera del Lorca porque no les permitieron la entrada en el Pleno.
- Sí que mencionó en cambio conversaciones y buena sintonía con el gobierno y con Podemos.
- Se abstuvo en la votación; la única de los 27 votos y algo ciertamente inusual.
Nos resulta complejo interpretar en conjunto estos tres significantes tan extraños como nítidos y otorgarles un significado que sea coherente y que pueda agrupar a los tres al mismo tiempo. Para poder resolver tanto enigma hemos tenido que inventar un escenario más o menos realista, basado en que todos quieran ganar bastante y busquen ceder lo mínimo.
- El escenario es que entre los tres grupos (PSOE, Podemos y Compromiso) suman 16 concejales, amplia mayoría absoluta y de izquierdas.
- Que Sara necesita una legislatura estable y sin vaivenes, es decir, aprobar sobre todo presupuestos y ordenanzas. Y que esa suma le puede conceder el deseo mirando además hacia su izquierda.
- Que Podemos persigue estabilidad laboral para sus concejalas con el fin de evitar lo que ocurrió en 2015, y que un acuerdo con el PSOE, aun siendo eventual y sin participación en el gobierno, convierte ese en un objetivo realista y al alcance de su mano.
- Y que, Compromiso con Getafe busca una primera y magnífica intervención – y vaya que si lo es – con algún tipo de solución beneficiosa y justa para las despedidas de Lyma.
Pues he ahí servido el pacto, en el que todos se dejan algo y ganan algo, y que quedaría de la siguiente manera.
- Sara cede en parte en la cuestión de Lyma, que se le está atragantando ya demasiado; remueve a Ángel Muñoz de esa responsabilidad y se compromete a pactar un acuerdo despedida por despedida. Y hace un guiño con una propuesta ventajosa en las negociaciones de liberaciones. A cambio gana los apoyos de Podemos y Compromiso en presupuestos y ordenanzas, al menos, y con ello puede pasar una legislatura tranquila.
- Podemos cede relevancia como oposición. Pero gana en dos terrenos: poder para incluir propuestas concretas con partidas monetarias aseguradas y estabilidad laboral para sus concejales y cargos de confianza.
- Compromiso cede toda relevancia estratégica frente a Podemos, pero consigue su reivindicación básica de un acuerdo para las despedidas de Lyma, además de la liberación total de su concejal y de quizá un par de asesores, fundamentales para que pueda llevar adelante su trabajo.
Este escenario, y quizá solo este escenario, le imprime significado a los tres significantes de Jesús en el Pleno de investidura. Justificaría su elusión – por prudencia - de sus / nuestras compañeras de Lyma, explicaría sus palabras tendidas a PSOE y Podemos; y otorgaría sentido a su abstención. Y es, sin duda, un plan magnífico; una jugada maestra que relegaría, además para mucho tiempo, al ostracismo a la derecha en nuestro municipio. Es un diseño tan rotundo, redondo, cerrado, meditado y medido, que nos encantaria que fuese así. Solo le vemos una pequeña pega: que resulta tan deseable como difícilmente verosímil. Todas intuimos que no va a ser así.


EDICIÓN IMPRESA
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© PRENSA ESCRITA AL DIA S.L. 2014 • Todos los derechos reservados / Aviso Legal / Política de Privacidad
C/ Fernando Roncero nº6- 1ºD 28937 Móstoles • T 91 614 28 76 • redaccion@getafealdia.com
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que presta su consentimiento y por tanto acepta su uso.